Haciéndonos los muertos

Ondean banderas blancas con lazos negros,
lucen cruces, lucen roces y colores nuevos,
ruge el pueblo la palabra “paz”
sobre la faz de un viejo estado bautizado bajo el nombre de “Miedo”,
culpa al mensaje, sí, pero también al mensajero,
ese que esprinta hasta dejar correr ríos de tinta,
las mentiras son como las pintan,
pero hay verdaderas maquilladas por el estilista más chapucero,
si quieres muevo ficha, si quieres muevo un dedo
pero la dicha es que somos la ficha, así es el juego,
mueve el tablero a pie de pista a pie de foto,
clicka en la imagen y saldrá el mensaje “enlace roto”;
no es nuevo… Qué dista el mal de otros
del mal que hay en nosotros,
una amalgama, un anagrama, un mal malabarista,
nos separan muros, todos a sus puestos
donde se cae el mito, se levanta el resto.

Carguen, apunten, fuego.

Y seremos los más valientes del cementerio
y dirán que fuimos necios queriendo serlo,
en nuestra lápida pondrá:
“No dejaron de luchar, se atrevieron a vivir
y salieron a ganar”.

Mirada anciana en ojos de infante,
hierve la sangre al derramar lágrimas selectivas,
de tanto odiar se invierte todo hasta dejar raída,
la compasión si se discute hasta por su autoría
y su interrogante, yo soy parte de esa hipocresía
que anima a un club de fútbol al que viste y patrocina
una compañía de aerolíneas que financia luego,
a organizaciones terroristas Yihadistas que hay en oriente medio,
besa el escudo humano; al viento,
me duele el duelo y el quebranto si honramos con muertos
nuestros muertos… A dios rogando y ¿con el mazo?
No me acuerdo, sólo veo un mundo hecho pedazos
y no hay pegamento, no.
Como críos jugando al teléfono escacharrado,
así es el alto mando adinerado,
donde de un lado el amo dice que ni Dios le quita todo lo que es suyo
y el pueblo entiende “mata en nombre de tu dios hermano”…

Haremos que mentes cerradas
hagan las jornadas de puertas abiertas,
sacar fuerza de flaquezas
o sacar la fuerza por la boca
de los que hacen que la tregua brille por su ausencia

Soy Francia, Beirut, soy Libia,
Nigeria Niger, Chad, Siria
Pakistán, Palestina, Burkina,
Soy vida. Vida

Y seremos los más valientes del cementerio
y dirán que fuimos necios queriendo serlo,
en nuestra lápida pondrá:
“No dejaron de luchar, se atrevieron a vivir”
y nadie podrá decir
que no seremos los más valientes del cementerio,
no dirán que fuimos necios queriendo serlo,
en nuestra lápida pondrá:
“No dejaron de luchar, se atrevieron a vivir
y salieron a ganar,
y nadie podrá decir que no tiramos a dar,
ahora pueden elegir de que lado van a estar”.

Menú